Blog sobre estimulación basal

Archivo para la Categoría "PRINCIPIOS"

¿En qué criterios se fundamenta la estimulación basal?

    • Principio de ritmo: puesto que toda nuestra vida está pautada por una serie de ritmos que nos ofrecen una cierta estructura. Los más inmediatos para el alumno con pluridiscapacidad y retraso mental profundo son los biológicos como la respiración o el latir del corazón. Pero también es necesario que a partir de nuestra intervención creemos ritmos que ayuden a estructurar y situar la vida de estas personas.
    • Principio de contraste: está presente en todas las áreas del ser humano (movimiento-quietud, sonido-silencio, comunicación-distanciamiento, luz-oscuridad, etc.) La experimentación de situaciones contrastadas amplía y enriquece enormemente el ‘stock vivencial’ de la persona gravemente disminuida. La única manera de conocer es a partir del contrasteà esto no es aquello, es diferente, es contrario, etc.
    • Principio de latencia: el tiempo de respuesta de estos niños es mucho más lento. Puede llegar, para asimilar un hecho en concreto hasta seis veces superior a nosotros. Por tanto, debemos tener paciencia y saber esperar sus respuestas, además, podemos introducir pausas en la actividad y ofrecer un tiempo de espera.
    • Principio de equilibrio: las situaciones que se presentan de forma estructurada y que contemplan experiencias contrastadas se han de dar en un entorno material y social equilibrado.
    • Principio de simetría: Nuestro cuerpo es prácticamente simétrico. Por tanto, que cuando se interviene sobre un cuerpo de una persona gravemente afectada se le debe devolver una imagen de su cuerpo lo más completa posible.
    • Interacción personal: La relación que se puede llegar a establecer con un niño plurideficiente profundo no es equivalente a la que se establece entre maestro y alumno, sino una relación entre dos personas / compañeros donde ambos aprenden y perciben.Esta interacción necesita cierta actitud e implicación personal que no será posible si el profesional no está lo suficientemente motivado, centrado y/o con una actitud favorable. Además, todo momento de trabajo, sea específico o de la vida diaria, está mediatizado por la comunicación, de modo que no podemos no comunicarnos.
    • Naturalización: que entiende el desarrollo como proceso natural, de modo que no contempla la segmentación de la persona. El niño se autorregula en la selección de estímulos, nosotros lo ayudamos a realizar su autorregulación. Es por ello que se ha de realizar una intervención global.
    • Individualización: Hace referencia a la necesidad de un trabajo individualizado y de un conocimiento por parte de los profesionales sobre el problema. Su objetivo es cubrir las necesidades individuales de cada niño (salud física, comunicación, relación interpersonal, afecto, equilibrio personal…)

Nube de etiquetas